Naranjo: frescas naranjas en nuestro jardín

¡Compártelo!Share on Facebook0Pin on Pinterest5Share on Google+0Tweet about this on Twitter

El naranjo es otro árbol frutal más para nuestro jardín. Nos dará ricas naranjas si sabemos cómo cuidarlo y mantenerlo siempre sano. Tiene un tronco corto y ramas poco fuertes que tocan casi siempre el suelo. Las flores del árbol son muy aromáticas y de color blanco, por lo que en primavera este árbol frutal será todo un espectáculo.

Naranjo árbol frutal

Su altura no puede ser mayor a la de 3-5 metros de altura y las ramas, bastante bajas del suelo, suelen estar a 1 metro de éste. Las flores aparecen en racimos.

Cuidados y riego del naranjo

Si queremos que nos de naranjas en abundancia tendremos que tener en cuenta algunos aspectos a fin de sacar el máximo rendimiento al naranjo. El clima es un punto muy importante. Nuestros naranjos no tolerarán las heladas. Lo recomendable en estos casos, es plantar nuestros naranjos cerca del mar (por debajo de los 250 m), o en el interior (por debajo de los 400 m).

Una helada puede acabar con los frutos y también con el propio árbol, por lo que mucho cuidado. Además sufre bastante con el frío por debajo de los 5-3º.

Requiere de agua en abundancia, por lo que si lo plantamos en un lugar con escasas precipitaciones deberemos regar el árbol de forma frecuente para que esté sano y de sus frutos.

La empezaremos a abonar después de la segunda brotación y lo tendremos que hacer en cada riego para dotar de los nutrientes necesarios a nuestro árbol frutal.

La floración y el fruto será en distintas épocas del año dependiendo de el tipo de naranjo.

Poda y plagas del naranjo

El fruto sale en el interior de la copa hueca, por lo que tendremos que tener en cuenta este punto a la hora de la poda del naranjo. La poda se realiza normalmente en vaso.

Las plagas más comunes de los naranjos son: la cochinilla, el minador de cítricos, la araña roja y la mosca blanca.

Semillas del naranjo

Hay tres formas de plantar nuestro arbolito, mediante semillas, mediante el transplante de estacas o acodos de otros árboles. Para cambiar la familia es necesario hacer el injerto correspondiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.